Signo de Aries- la irrupción del deseo

ales krivec naranjas

Despunta el mes de Abril y el año se abre, renaciendo después del adormecido invierno. Es Primavera y hay un retorno de lo vital, una explosión de energía donde pareciera que todo se enciende, de repente.

El signo de Aries , el primer signo de la secuencia zodiacal. El elemento fuego toma la primera escena, y con su energía irradiante y activa, estalla y se libera manifestándose de forma inmediata.

Aries simboliza el impulso creador, el acto de crear de la nada, de dar origen, de dar a luz una idea, un proyecto, una obra parida desde las necesidades más básicas. Este nacimiento nos devuelve la esperanza, nos abre posibilidades y tenemos la sensación de tener ante nuestros ojos un mundo nuevo por conquistar.

Constituye una energía de inicio, de arranque, de principio.  Es un espacio-tiempo de potencia creativa, de impulso hacia la acción que, al emerger, marca un nuevo rumbo, define una nueva dirección, desequilibra el orden previamente establecido.

La vida irrumpe, germina saliendo de la oscuridad en la que estaba debajo de la tierra. Hay un brote que despunta diciendo “aquí estoy yo” y el Sol acompaña este movimiento bañándolo de luz y calor.

Es un momento ideal para empezar todo aquello que insufla nuestro deseo:  lo que nos motiva a actuar desde lo más instintivo; lo que aumenta nuestro pulso vital.

En esta confluencia, podemos experimentar que deseo y acción se articulan conjuntamente: conectamos  con lo que nos da vida y simultáneamente vamos  por ello. En esa inmediatez volvemos a sentir la inocencia y la frescura de cuando éramos niños.

No pendientes del resultado, no atados a las críticas, no temerosos de lo que nos dirán. Puro placer de experimentar, de aventurarnos, de ir en busca de lo que nos potencia.

Aries convoca la inocencia de actuar no en base a guiones previos sino bajo la libertad de movimiento y de la espontaneidad.  Descubrir que “soy jugando” y que en el juego mismo de la vida me descubro a mí mismo, en lo que quiero, pienso, siento y deseo.

Es un momento de resolución, de lanzarnos intuitiva y apasionadamente hacia aquello que nos mueve, con decisión, valentía y con capacidad de asumir riesgos…  Sabiendo que el mayor riesgo, es no arriesgarnos a vivir conforme a lo que deseamos.

YO SOY MI DESEO

San Agustín decía “en lo que ames, te convertirás”. Por eso “hacer es la forma de manifestar tu ser”.

mi hacer define mi ser paint

Aries es la primigenia experiencia de sentir que “soy lo que hago”, “soy mi deseo” y ”soy las decisiones” que me trajeron hasta aquí, simplemente “SOY”…

Es preferible, entonces, dejarte  llevar por el impulso a actuar, violentar tu conductas previsibles, que los caprichos desequilibren tu viejo mundo conocido, y que sigas tus motivaciones profundas para dar, así, la posibilidad de que la energía se renueva y florezca.

Un momento especial para conectar con lo que afirma tu vida y decir “YO SOY… existo… aquí estoy ; nacer al mundo e irrumpir manifestando el deseo más básico: la Vida que quiere vivir.

Patricia

Barcelona, 6 abril 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *